Corazón y mente Archives - Romina Sacre
248
archive,category,category-corazon-y-mente-blog,category-248,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Decía Buda que “la raíz del sufrimiento es el apego”, y es que una de las muchas maneras que tenemos de generarnos infelicidad y depresión es aferrándonos a pensamientos, sentimientos y personas.

Tristemente muchas mujeres tenemos una historia de acoso, y esta es la mía. 

Quedarse sin trabajo es una situación que probablemente algunos hemos vivido, ya sea por la decisión de renunciar o porque inesperada y amablemente me invitaron a salir de la oficina y no regresar la siguiente semana. Pero, ¿qué pasa con nuestro sentir en estas situaciones?

Originalmente este post iba hablar sobre relaciones co dependientes y la importancia de cerrar ciclos emocionales. Irónicamente el sismo me llevó a la misma conclusión que tenía pensada para eso: todo aquello a lo que nos aferramos, es justo lo que necesitamos soltar.
 
No hay manera de ser los mismos después de amar tanto a una persona, de tener que despedirte y pasar por un duelo. Cambias porque cambias. Aunque en un inicio no sea evidente, con el tiempo te das cuenta que amar a otro ser humano es la forma más compleja de entenderte a ti mismo.
Tengo un problema con ser "linda" porque las lindas hacen ABSOLUTAMENTE todo para ponerse estrellas en la frente por buen comportamiento. No se cuestionan lo que ellas quieren y se desviven por complacer a los otros. 
  • El amor es enamorar- TE (de ti misma). No tiene que ver con nadie más. Cuando te enamoras, cuando brillas, te vuelves amor y cuando eres amor estás lista para compartir- TE con alguien más.

Nuestras relaciones humanas - sobre todo las de pareja- son la manifestación y el espejo principal de asuntos sin resolver en nuestro entorno familiar. La falta de introspección y la victimización nos impiden identificar estos patrones para poder trabajarlos y así mejorar nuestras elecciones a la hora de relacionarnos.

Tengo treinta y tantos años y soy soltera. No se me fue el tren a ningún lado. Nadie me dejó, no soy quedada ni amargada, no estoy incompleta, no estoy loca y mucho menos soy solterona. Sólo soy soltera. Soltera profesional, esas que nos salimos del modelo de mujer que nos vendió Disney, las telenovelas y sobre todo del modelo que nos enseñó la familia desde que nacimos.

¿Te sientes con los cables cruzados y la energía baja?, ¿andas inseguro por la vida y con un nudo en el estómago? ¿Sientes la garganta cerrada, el pecho oprimido y las ideas revueltas? Seguro tienes desalineados los chakras.