¿Cómo evitar que te “rompan” el corazón? - Romina Sacre
4188
post-template-default,single,single-post,postid-4188,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

¿Cómo evitar que te “rompan” el corazón?

 


No hay manera de ser los mismos después de amar tanto a una persona, de tener que despedirte y pasar por un duelo. Cambias porque cambias. Aunque en un inicio no sea evidente, con el tiempo te das cuenta que amar a otro ser humano es la forma más compleja de entenderte a ti mismo.

Enamorarse: deseado por muchos y temido por tantos. Enamorarse no es “hacerse uno mismo con el otro”, olvidarse de uno mismo o “amar hasta que duela”. Elegir amar a una persona es parte del camino del auto descubrimiento mientras eres parte de ese mismo camino del otro. Es optar por crecer con alguien que quiera crecer junto a ti. O al menos, esa es mi idea de amor.

Da miedo volverse a enamorar después de haber amado y no ser correspondido en esa forma que describo (crecer juntos) porque cuesta aceptar que a veces las razones no bastan y que simplemente esa relación no es, y punto. Queremos encontrar respuestas, a todo… siempre; y no siempre las hay.

Pero hay algo maravilloso que sucede cuando te “rompen” el corazón (de esas veces que físicamente duele), y lo encuentras cuando menos lo esperas. Y no, no son las respuestas que esperas del porqué no fue. Después de tanto dolor y de sostener ese vacío que te incomoda a diario, viene lo inevitable; las mismas preguntas que pretendías que la otra persona respondiera te las haces a ti mismo.

En inglés hay una frase para describir esto: “fall in love”. Pero ¿realmente tenemos que “caernos” para encontrar el amor? Caerse es algo involuntario y así es como describimos esta etapa de enamoramiento (creepy). ¿No sería mejor caminar hacia el amor? Conscientemente elegir un proyecto al que le vas a apostar e invertir tu tiempo y energía con un socio (pareja) que crea en lo mismo que tú. Esto lo entendí a ensayo y error –como todo en mi vida últimamente-.

Una relación es un proyecto creativo que involucra a dos personas, así que elige bien a ese socio. Quizá estás pasando por un momento difícil en donde te quedó un mal sabor de boca de una relación pasada en donde seguramente hay un villano en la historia. No hay víctimas ni victimarios, nunca, en nada. Toma las lecciones que tengas que tomar, ya no pienses en lo que hiciste o dejaste de hacer y mucho menos cuestiones eso de la otra persona.

Que te “rompan” el corazón también es otra forma de describir brutal y equívocamente lo que es simplemente una experiencia. Y como toda situación que atraemos a nuestra vida: tú eliges cómo lo manejas. El fracaso es parte del éxito de cualquier proyecto creativo, y recuerda que al final, tú eres tu proyecto más importante. Vivir este tipo de experiencias son parte de tu crecimiento y la mejor forma de mostrarte tus áreas de oportunidad.

“Ciertamente a quien quiero a mi lado no me hará sentir atada sin cadenas, me hará sentir que puedo volar sin alas”, esta frase la escribí en otra publicación hace un par de años. La sostengo, quizá quitándole los clichés y lo cursi, pero el significado lo entendí en otra de mis relaciones fallidas pasadas; y hoy mis propias palabras me persiguen y reafirman. Es momento de buscar nuevos y mejores términos en el amor, no solo “caigas” enamorada, camina hacia él.

Comentarios

Loading Facebook Comments ...
No Comments

Post A Comment