Cómo lidiar con esas amiguitas de tu güey
2431
post-template-default,single,single-post,postid-2431,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Cómo lidiar con esas amiguitas de tu güey

El sábado pasado Perrier México me invitó a un tour por Zona Maco y una de las invitadas era Pamela Clynes, la mera mera del área digital de InStyle México (donde pueden ver mis colaboraciones todos los martes). A Pame la conozco desde hace muchos años porque su hermano iba en mi generación. El caso es que estábamos echando el coto cuando de pronto salió el tema de “la amiguita” y ¡ay, cómo nos prendimos!

Saben que nunca le tiro mierda a las mujeres, sin embargo, hay chavas que se pasan de irrespetuosas. Entonces me acordé de la amiguita de un exnovio mío que era una patada en los ovarios.

Esta vieja, a la que llamaremos Chucha, era una intensa creída mamadora (sorry, no me caía nada bien). No sólo se las gastaba de sabelotodo, sino que era una maleducada de lo peor. Imagínense que una vez que fue a mi casa tiró el tupper de papas al piso y no las recogió (pésima educación), le daba por hablarle a mi ex a las 3 de la mañana para preguntarle dónde se estaban empedando y, cada vez que salíamos, caía a los planes y ponía $50 pesos cuando se había tragado la mitad de la comida y había salido peda. O sea, fatal. “¿Qué no tiene más amigos? ¿Por qué te habla a ti?”, fueron mis preguntas después de la tercera vez que le marcó en la madrugada. Afortunadamente los problemas terminaron cuando mi ex habló con ella, pero no todas corren con la misma suerte.

Aquí hay varios puntos a considerar:

  1. No puedes controlar las acciones de los demás pero sí poner límites. Si la damita se le cuelga a tu novio cada que lo ve, tienes que actuar. No por celos, sino porque la gente debe respetar. Si tu novio no le dice nada, yo te recomiendo que hables con ella directamente.
  2. No le entres a la competencia. Hay algunas que son bien pinches cabronas y sólo andan provocando. No le entres a algo tan inmaduro. Si ella se siente bien haciendo esas tonterías, es su problema. No gastes energía en personas que no valen la pena.
  3. Date tu lugar. Si algo te pone incómoda, exprésalo, no sientas que estás loca sólo porque exiges respeto. Si tu güey piensa que eres una exagerada, considera con qué tipo de hombre estás saliendo, porque si no te da tu lugar con la amiga, no te lo va a dar con nadie más.
  4. Para cabrona, cabrona y media. No estoy incitando violencia, pero si después de que tu güey habló con ella y no hay cambios, entonces sí es momento de hacerle jetas. Estoy en contra de los problemas, pero si la vieja sólo te anda provocando entonces se tiene que hacer responsable. Ponle un alto si se arma el pedo.
  5. Los hombres son bien imbéciles. Por lo tanto, a veces no se dan cuenta y te dicen: “¡Es como mi hermana!”. ¡Que no mamen!

Recuerden, no hagan lo que no quieren que les hagan. ¿Han tenido una experiencia similar? ¡Cuéntenme que quiero chisme! Les mando besitos desde NY, esperen la próxima semana mi encuentro con E durante Fashion Week.

Comentarios

Loading Facebook Comments ...
No Comments

Post A Comment