E en un lugar que se llamaba DF - Romina Sacre
2361
post-template-default,single,single-post,postid-2361,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

E en un lugar que se llamaba DF

Ya estuvimos juntos en Marrakech, Paris y Nueva York, y ahora le tocó a la Ciudad de México ser testigo de mi historia de amor con E. 

(Me mamé de cursi con mi intro).

****

Lunes 25 de enero 2015

“Ya no llores aquí”, me dijo E mientras me daba la mano al salirnos del Daikoku. “A mi no me da pena llorar o enojarme en público, me vale madres lo que opinen los demás de mi”, le respondí. Y sí, la neta es que me importa un bledo lo que piensen o no los de mi alrededor sobre todo si estoy triste o enojada, yo no soy una persona que se guarda las cosas. “Nunca había visto que te enojaras”, me dijo. Uy papito, si supieras como me pongo.

E y yo tenemos muchas cosas en común, pero somos muy diferentes en otras, por ejemplo: lo que opinen los demás de nosotros. E por lo sociable y buen pedo que es, le encanta quedar bien con todo mundo, a mi si alguien no me cae bien no le veo la necesidad de ser hipócrita, digo, no voy a ser grosera pero no voy a ser una ternura.

Desde el sábado he andado con mal carácter y no, no es porque me esté bajando, simplemente a veces no sé cómo lidiar con el cansancio, un novio, cosas ajenas en mi departamento, el trabajo, etc. Cuando crees que lo tienes todo resuelto, llegan las pruebas de la vida a poner en juego tu paciencia.

Y no mamen cómo cuesta.

Miércoles 20 de enero 2015 

E llegó a las 2 pm a la Ciudad de México y fui a recogerlo al aeropuerto. Cuando lo vi de lejos, quería correr hacia él pero me contuve, eso sí, caminé más rápido. Nos dimos un beso (no french porque sino que oso con los taxistas chismosos) y le pregunté si tenía hambre. ¿Cuál creen que fue su respuesta?

Si.

Fuimos a comer a Primario, un restaurante de comida mexicana en la Colonia Juárez que está deli y yo me comí el burrito de marlín. E como buen goloso, se dio unos tacos, unos sopes y el fideo seco que está yum yum yum.

Saliendo de ahí fuimos a la farmacia por un Pepto Bismol (porque le dije que no se excediera de salsa pero le valió) y regresamos a mi casa.

Pasamos la tarde viendo “Nathan for you” (nuestro programa favorito) y en la noche sólo cenamos un pan con mantequilla de cacahuate.

Esa noche estuvo cabrona. E se me puso sentimental y me dijo que estaba muy feliz y que todos sus amigos decían que por fin se había topado a alguien como él. “¿Por?”, le pregunté. “Porque si. Eres todo lo que buscaba. Te amo mucho”, me respondió. “¿Qué vas a querer hacer en México?”, le dije. “Quiero comer y descansar.”

Y eso fue lo que hicimos. Tal vez en exceso.

Jueves 21 de enero 2015 

Parte del trato que tenemos E y yo es que vamos tener la relación más normal que podamos eso significa que cada quien tiene que hacer lo que tiene que hacer aunque el otro esté en su ciudad.

A las 5:30 am me desperté para ir a la casa de Nike Women México porque voy a empezar a entrenar para correr 21 km en abril. Obvio me costó un huevo y a la mitad del otro despertarme tan temprano sobre todo si está tu novio al que nunca ves dormido a tu lado PERO ni modo, le di un besito y me fui a darle.

Regresé a las 8:30 am después de haber corrido 3 km por Reforma y un desayunito deli y me arreglé para ir a la oficina.

A las 3 me alcanzó E a la Purpuoficina y caminamos hacia el Máximo Bistrot uno de mis restaurantes favoritos. Yo pedí la crema de hongos y E la crema de alcachofa, después yo pedí un pescado que tenía espinas pero que estaba delicioso y E otro pescado que tenía mole y que la verdad estaba más bueno que el mío.

Caminamos por la Condesa y me decía que se sentía muy a gusto en la Ciudad de México y que le encantaría vivir un tiempo aquí. ¿Se imaginan si eso pasa? ¡Sería lo máximo!

Tuve que editar toda la tarde unos videos de Púrpura Tv y mi plan era ir a la apertura del festival de cine Distrital,  pero se me hizo tardísimo y obvio no llegué. Quería llevar a E a ese plan, lástima que ya no pude.

Mi hermana estaba cenando en Lardo con su amigo Pato así que los alcancé y Ken mi amigo/hermano japomexa también cayó. De ahí nos fuimos a Café Paraíso, al cual no había ido y me gustó mucho.

IMG_1897

E,Ken y yo. 

Estábamos bien bailarines todos, incluso más que los mirreyes jóvenes que estaban sentados en la mesa de a lado quienes bebían con singularidad alegría Bacardí directo de la botella.

#EQUISSOMOSCHAVOS

Obvio después de unas horas los chavos ya andaban bien persianas y haciéndose guajes con la cuenta. La señorita que venía con el grupito de seis chavos (todos muy altos y guapos lo que sea de cada quien)(aunque estés a dieta puedes ver el menú) se le pasaron las copas y el que yo creía que era su novio, pues lo botó y se empezó a dar al amigo. ¡Qué avant gardes!

E y yo andábamos en el pleno chisme romántico cuando de pronto la señorita llegó a decirle a E: “Where are you from?” Y no soy celosa pero “epa hija hágase para allá”

“¿Te pusiste celosa?”, me preguntó E un poco divertido. “No, sólo que soy muy territorial”, le respondí.

Si fuera celosa no podría tener un novio que vive en otro país. Punto. No son celos sólo que no se pase de chistosa la copitas.

Viernes 22 de enero 2015 

Amanecí un poco madreada del día anterior pero me tuve que levantar temprano porque Juan Pablo, mi socio, y yo íbamos a grabar un video con el cuenta chistes de Ricardo O’Farrill también conocido como @richiesgenial para Púrpura. Esta semana sale el video, quedó muy cagado. Lo TIENEN que ver.

De ahí tuve que ir a recoger unas botas en Timberland que me voy a llevar a Fashion Week de Nueva York y después vi a mi hermana y a E en Pablo el Erizo para echarnos unos mariscos.

¿Se acuerdan que mi hermana de pronto se pone nefastita? Bueno pues desde que llegó a la Ciudad de México (extraño decir DF) ha estado del mejor humor, súper feliz, con la mejor actitud, y qué bueno porque así me cae mejor.

Después de comer unos tacos de camarón y pescado, aguachile, tostadas de atún, entre otras delicias, E y yo regresamos a mi casa a echarnos una siesta para recuperarnos y estar con Tokio para la noche, que había organizado una fiestecita con mis amigos para que lo conocieran.

E estaba nerviosísimo por el evento (aunque en realidad era una reunión en mi casa) y me preguntaba que ropa se le veía mejor. ¡¿Tipo?! Yo siempre me pongo casi lo primero que me encuentro pero E es súper fijado en los detalles. De verdad no entiendo por qué se tarda tanto cuando lo que se ponga se ve guapo (y no lo digo por palera, sino porque es verdad).

Para variar, como buenos mexas llegaron una hora tarde pero luego luego empezaron a beber. Hasta eso yo me la llevé súper leve, me eché 3 mezcales en toda la noche pero todos los demás bebieron con singular alegría, incluyendo a E quien ya andaba extra cariñoso conmigo.

IMG_1945

Esa noche bailamos puro reggeatón. 

A las 2:30 am todos decidieron que era una buena idea seguirla en el Leonor. Mi amigo Jerry el de la cadena nos saludó amablemente (es un tipazo) (aprende Chepe) y nos dejó entrar diciéndonos “que la fiesta estaba buena.” Yo la neta ya estaba medio nefasteada y cansada y no es por nada pero en el Leonor sólo encuentras a puro chavito de la Ibero que se cree rebelde porque se quiere tatuar y toma mezcal con agua de jamaica. Estuvimos literal 30 min y nos fuimos a echar la cena a Señor Taco. E me empezó a netear de cuánto me ama y cuánto me extraña cuando no está conmigo. Y sí fue romántico y todo el pedo, pero me da la PEOR hueva netear cuando estoy sobria. O sea E no es el típico que no expresa lo que siente sobrio sin embargo el alcohol le ayuda a aflojar el corazón.

Llegamos a la casa y nos dormimos a las 5 am. ¡¿POR?!

Sábado 23 de enero 2015 

Nos despertamos madreados y con mucha hambre así que llevé a E a comer uno de mis restaurantes favoritos: Catalina. Desayuné un plato de fruta, unos huevos estrellados sobre pan con aguacate y de postre nos dimos uno pan francés porque no tenemos llenadera. (Si no han ido a Catalina, TIENEN que ir).

Mientras yo le tomaba fotos a mi comida y las subía a Yummmie (un Instagram pero de comida) platicamos de lo divertida que estuvo la noche anterior y lo bien que le cayeron todos. Mis amigos también amaron a E y la neta es que sí, es un tipazo.

IMG_1962

IMG_1966

Un coctelito que ni sabía a alcohol. 

E quería de ir de compras y lo llevé a Taxonomía en Hotel Carlota donde tienen cosas muy cool y después a Common People en Polanco. Caminamos por Masaryk y de regreso pasamos por Reforma y me dijo: “¿Qué es eso?” “Es el Castillo de Chapultepec”, le respondí. “¿Podemos ir?”, me preguntó.

Aquí entre nos, me MORÍA de hueva de ir al Castillo porque tenía sueño pero bueno, accedí. Me metí al estacionamiento cuando de pronto el joven encargado me dice: “Hay carros esperando, tiene que salirse.” Le respondí que OK pero que quitara el cono para que me pudiera dar la vuelta. “Espere a que llegue mi compañero”, me dijo. E tiene cero paciencia, CERO y empezó a ponerse intenso. “¿Qué dijo?”, me preguntó. Le conté y se empezó a enojarse. “¡¿Qué le pasa?! ¡Déjame bajarme y yo quito el cono!” , dijo en un tono elevadito. Vi que iba a abrir la puerta del coche y ahí si mi Romina Ogro le dijo en tono fuerte: “¡NO!” Dios de mi vida, ¡qué pinche necio es! Me estaba desquiciando más E tratando de “solucionar” el pedo que el señor pendejo del estacionamiento. “No puedes hacer eso, no tienes idea de como es la gente aquí en México, si el señor del estacionamiento se pone agresivo y trae a su compadre te ponen una madriza. Ten paciencia por favor”, le dije.

E no tiene paciencia. Yo tampoco.

Houston: tenemos un problema.

Iba haciendo respiraciones profundas en el coche pensando que la vida todo el tiempo te pone lecciones para que aprendas y trabajes. Nos echamos una siesta y en la noche fuimos a una de las experiencias más cabronas que he ido en mi vida (no estoy mamando).

Como sé que E es un mega fan de la comida y yo también, decidí invitarlo a Hidden, unas cenas que se organizan una vez al mes en lugares diferentes y con un menú diferente. O sea nunca es lo mismo y no sabes qué esperar. Me llegó un e mail un día antes diciéndome la dirección de la cena y una contraseña que debías dar. Llegamos muy puntuales a las 7 pm a una casa en la Condesa y dimos la password. Entramos y el lugar estaba súper cool decorado, de un lado estaba la barra de los cocteles, había otra barra con cerveza (que estaba deliciosa) y en el patio unas luces y el DJ. Estuvimos ahí una hora y media cuando de pronto, Sandie, fundadora y organizadora de Hidden y el Chef nos dieron las indicaciones de cómo iba a funcionar la dinámica.Eran cuatro cuartos y en cada cuarto cabían 10 personas, esta cena era diferente a lo que habían hecho anteriormente y se trataba de experimentar con los sentidos. Tuve que traducirle a E todo lo que decían y sólo respondía: “Wow, sounds cool.” 

IMG_1988

E en la barra de cocteles. 

Subimos y entramos al primer cuarto: agua. Nos sirvieron en una concha una pieza de robalo, espuma (guácala) y algas rojas. El lugar tenía una luz azul y había sonido de agua. El segundo cuarto era bosque y fue mi favorito. Había ramas colgadas del techo y en la mesa del centro había musgos. Como segundo platillo nos dieron un salmón con trufa y unas hojitas que sabían deliciosas. Yo estaba husmeando a ver si E no había dejado aunque sea poquita comida, pero como era de esperarse, se lo comió como aspiradora.

IMG_1990

Salimos de ahí y nos metieron al tercer cuarto que era jungla. Decoraron el lugar con ramas en la mesa y en el piso y hacía calor por lo que le pedí al amable mesero que me trajera agua. Esta vez nos sirvieron en una plancha un pedazo de carne con una salsa de mole y cacao. Sabía a gloria.  Por último nos llevaron al huerto, donde nos sentaron en el piso y el platillo era quinoa entintada con unas zanahorias creadas por los Dioses. El aderezo estaba en un atomizador que en un inicio pensé que era antibacterial pero después el Chef nos dijo que era jugo de tomate.

Después de haber cenado exquisito, bajamos al patio a seguir conviviendo con nuestros nuevos amigos y para tomar más cervecita (que terminé echándome dos, muy decente yo). “Gracias por traerme”, me dijo E. “Me encantó.”

Estaba indecisa de comer o no postres, pero híjole mano, se veían bien buenos así que no me resistí.

Salimos de ahí como a las 12 pm porque unos amigos de E de Nueva York también estaban en México y los íbamos a ver en Café Paraíso pero no nos contestaron.

Llegamos a la casa y me preguntó si tenía unas barajas. Las saqué de mi escritorio y me empezó a hacer trucos de magia SÚPER cabrones. “Amo las caras que haces de sorprendida”, me dijo. ¿Quién lo viera él en David Copperfield?

Ay ese E, es todo un estuche de monerías.

Domingo 25 de enero del 2015

Una relación no siempre van a ser corazones y bombones flotando, hay momentos en los que quieres ahorcar a la otra persona ( y no digan que no porque estarían mintiendo) y el domingo fue uno de esos días porque yo quería quedarme todo el día viendo películas y él quería ver a sus amigos de Nueva York.

Juro que no soy la típica vieja que la arma de pedo a lo pendejo, pero si me sentí porque yo quería Netflix y Ramen y terminé yendo a desayunar a Huset (que tienen los mejores desayunos), al Castillo de Chapultepec, a la Cervecería de la Roma (que por cierto que asco la comida), al Biergarden de el Mercado Roma y a La Xampañería en la Condesa. O sea NADA tranquilo. Y yo ya no quería tomar porque el viernes tomé y el sábado tomé y porque estaba cansada. Entonces en La Xampañería por ahí de las 8:30 pm le dije que ya me iba porque tenía que sacar a pasear a mis perras y me dijo: “Yo te alcanzo pronto. ¿Te late si vemos una película y pedimos ramen?” Obvio le dije que sí.

Bueno, pues me quedé dormida a las 10 pm y ya ni me enteré a que hora llegó.

¿Me sentí? Si. ¿Estoy exagerando? Tal vez. No sé si sea normal o no pero me CAGÓ porque nunca lo veo y lo único que pido es tiempo con él.

El lunes y ayer fueron días difíciles porque se me acumularon unos temas que traía arrastrando desde hace unos meses y obvio fue inevitable que lo sacara con E, quien trataba de darme consejos pero no servía de nada porque sólo me ponía a llorar. ¡Ah! Y en mi enojo saqué lo del domingo. Obvio se sacó de pedo y no lo entendió, pero me hice la chingona y seguí en mi posición. Qué hueva, ¿no? Que hueva ser tan orgullosa, creo que debería de madurar.

Hoy se fue al aeropuerto y nos despedimos súper equis.

Perdón que esta historia no fue tan romántica como la pasada. Créanme que esperaba que las cosas fueran diferentes pero ni modo, le tocó estar en un pésimo momento. Todo va estar bien, lo sé, es una mala racha y creo que estuvo mejor que se fuera en estos momentos. Ya lo veré en febrero.

Les prometo estaré mejor. Hoy voy a terapia y seguro mi mente se aclarará.

Gracias por siempre leerme y por dejarme los mejores comentarios. Son lo máximo en serio.

Las y los quiero chingos.

#TeamPaleros

IMG_2031

Les dejo esta bonita foto de E y yo en el Castillo.

Comentarios

Loading Facebook Comments ...
No Comments

Post A Comment