Feliz 2016 en Marrakech
2284
post-template-default,single,single-post,postid-2284,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Feliz 2016 en Marrakech

¡Bienvenidos sean todos ustedes a la tercera parte de mi historia de amor con E! Ya lo advertí en los “capítulos” anteriores, si son de los que les CAGAN las cursilerías, sálganse de aquí porque lo que van a leer a continuación es acerca de mis vacaciones con el muchacho que me trae mensa de amor.  

Si no tienen idea de qué está pasando aquí los posts anteriores:
Pre. Amor de lejos es de pen…sarse 
Capítulo 1. Nueva York con E 
Capítulo 2. El amor en París. 

 

*****

29 de diciembre 2015

Después de unos días románticos con E (mi novio) en París, volamos a Marrakech para pasar los últimos días del 2015 y celebrar el año nuevo. Esta vez no fuimos sólo E y yo, sino mi papá, Hellen (la novia de mi papá), Renata (mi hermana) y Romain (mi cuñado), así que a E le tocó al 100% la convivencia familiar.

Ni modo.

IMG_1014

¿Les ha pasado que están en la lela y de pronto sienten una mirada intensa? Estaba comiendo mis lentejas y mi ensalada en la terraza del Hotel El Fenn cuando E me dijo en voz baja: “I love you.” Le tomé la mano y me recargué en su hombro. Yo ya andaba de romántica cuando de pronto escuché a mi papá diciendo: “¡Quieta!” E no entendía que estaba pasando. “Qué exagerado, ¡no estoy haciendo nada!”, le dije. “¿Qué pasa? ¿Qué dice tu papá”, me preguntó E. “A mi papá le fascina hacerse el chistoso cuando ando de cariñosa con mis novios.” Todos nos reímos.

IMG_1029

El Fenn es uno de los hoteles boutique más hermosos que he visto. Su diseño es espectacular. 

Marrakech no es un lugar romántico. Es un caos. Para cruzar la calle tienes que prácticamente correr por tu vida. E es un salvajito y se avienta como puede. Yo no. Si voy a morir, que sea de viejita o de un desmayo por ver las nuevas bolsas Chanel pero jamás atropellada. E me hacía señas de “ven” desde el otro lado de la calle y  yo sólo le decía que “no.” Por fin después de 5 minutos, corrí como ratera. “¿Por qué eres tan miedosa?”, me preguntaba E. “Me da miedo sufrir un accidente y me choca correr en la calle. Que bueno que tú seas muy valiente porque yo no”, le respondí.

Mi papá, Hellen y mi hermana se fueron en Uber y E y yo en taxi a Le Jardin Majorelle que me habían súper recomendado visitar. El lugar está hermoso, parece una pintura de Matisse pero con tanta gente no pudimos apreciarlo tan bien. Estaba llenísimo. E estaba aburrido porque le da  hueva visitar jardines. Igual lo obligué a posar en mi foto la cual casi me hace borrar porque “le sale papada.” A mi también me sale papada en todas las fotos debido a esos kilitos extras que me eché desde noviembre pero ni pedo.

IMG_1048

#SeChinga

IMG_1053

JURO QUE NO ESTOY ASÍ DE OBESA PERO FUE LA CAMISA Y LA POSTURA. 

Recorrimos todo el lugar y después de 45 min decidimos regresarnos a nuestro hotel Le Jardins de la Kuotoubia a echarnos unas chelitas.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Los pasillos del hotel 

E y Renata aprovecharon para echarse un torneo de billar. “¿Quieres jugar?”, me preguntó E. “No gracias, yo prefiero tomarme mi cerveza a gusto.”

IMG_1064

Andábamos bien cotorros mi papá, Hellen y yo cuando de pronto llegó un músico a tocar la guitarrita y a cantar. Me recordó a los trovadores urbanos de la Condesa que por más bonito que canten y toquen, siempre llegan a interrumpir, ¿no?

Romain llegó y mi hermana se le abalanzó a los besos. “Quieta”, le dijo mi papá. “Ay papá, ya cálmate”, le contestó Renata. Acto seguido le dio un mega beso. Mi papá de plano se volteó.

Paréntesis: No sé si les he contado de la relación que tengo con mi papá pero es muy cagada. Me llevo perfecto con él porque a pesar de que es muy serio, es el hombre más palero del universo, es bromista y el más consentidor. De hecho cuando le conté a mi papá de E, él fue el primero en decirme que “no perdía nada y que una relación a larga distancia funciona cuando las dos personas tienen vida.” “Sólo no te vayas a poner de intensa hijita”, eso fue su consejo. Es SÚPER open minded, niveles que hasta a mi me extrañan. No sé si sea porque le URGE que salgamos o qué pero es ultra alivianado con mil cosas. A mi papá le tengo toda la confianza del mundo.

Le pedimos una chela a Romain de bienvenida y después de un rato mi papá y Hellen se fueron a dormir. Los “chavos” nos fuimos al bar por más alcohol y de pronto, no sé en qué momento, medio se nos subió.

IMG_1068

Teníamos una reservación a las 11 en Jad Mahal, un restaurante que había recomendado E.

IMG_1078

El lugar era un “restaurante estilo Vegas” y estaba muy prendido. Hay tres menús: el francés, el marroquí y el thai. Yo pedí el thai y estuvo bueno. Nada del otro mundo. Los comensales eran de varias edades y el concepto está cool porque es restaurante/antro y hasta hay show “estilo Vegas.” No pudimos platicar mucho por la música pero todo eran risas y cotorreo hasta que a E se le ocurrió mencionar: “Ve, las de allá son Escorts.” E había ido a Marrakech en junio del 2015 y en uno de los restaurantes de New Town le había tocado ver a varias. “¿Cómo sabes que son Escorts?”, le preguntó mi hermana. “Porque vienen solas y ve como están vestidas”, le contestó.

En ese instante mi hermana se empezó a poner incómoda. “Ya hay que pedir la cuenta.” Yo no entendía por qué le causaba tanto conflicto, como si nunca las hubiera visto. “No me late este ambiente”, dijo.

¡¿Cuál ambiente?! No era como que estábamos en un sótano con cocaína y prostitutas metiéndose heroína. Jad Mahal es de los lugares más fresas de Marrakech. O sea Escorts hay en TODAS partes.

Se nota que mi hermana no ha ido a Polanco.

IMG_1077

IMG_1072

Regresamos al hotel y nos cagamos de risa de cómo la señorita acomodó las playeras de E.

Mientras nos poníamos la pijama E me preguntó: “¿Por qué se enojó tu hermana?” “No sé, le ponen mal esas cosas, ya sabes como es de rara con ciertos temas”, le respondí. E ya se había metido a la cama y yo todavía me estaba quitando el maquillaje. “¿Por qué te tardas tanto?”, me decía E. Después de desmaquillarme, lavarme la cara y ponerme mis cremas me metí a la cama pero E ya estaba roncando. Lo abracé por atrás y le di unos besos en el cuello. Se despertó y me dijo: “Si ronco me despiertas.” “Tenlo por seguro”, le di un beso y nos dormimos.

30 de diciembre 2015 

E y yo nos despertamos temprano para alcanzar el desayuno en el hotel y, ¿hay algo mejor que los desayunos buffet? Desayuné un poco de todo: omelette, jugo, fruta, un poco de granola. E se dejó ir con todo, pero la verdad es que aquí entre nos, yo como casi igual que él. #UPS

Ese día decidimos contratar a un guía para que nos llevara a los Palacios y a la Médina sin tener que perdernos y sin necesidad de buscar en Google Maps que aparentemente no funciona. Habíamos quedado de vernos en el lobby del hotel a la 1:30 pm para irnos cuando de pronto llegó mi hermana (en jefa) a decir: “Nosotros los vemos en las tumbas porque Romain y yo tenemos hambre.” “¿Por qué no comes algo rápido aquí en el hotel?”, sugerí.  “No, preferimos ir al mercado”, me contestó en digna.

Paréntesis: El 90% del tiempo me llevo poca madre con mi hermana porque es de las personas más divertidas, paleras, burlonas y a toda madre. Amo su risa y netear con ella. La adoro con todo mi corazón es mi persona favorita del mundo PERO el otro 10% del tiempo, Renata ME DESQUICIA especialmente cuando se pone de mamona y de negativa. “¡No soy negativa!” es lo que siempre dice, pero sí, si es negativa. Una persona que responde “no” a lo primero que le preguntas es negativa.

En ese instante estaba en la parte del 10%.

Le dije a mi papá que nosotros nos adelantáramos porque no íbamos a esperar a mi hermana y a su novio a que comieran porque, ¿por qué no se levantaron más temprano?

El guía se veía bien papanatas pero por lo menos nos iba a llevar a donde queríamos sin necesidad de andar dando vueltas como pinacates (como diría mi mamá).

Al primer lugar que fuimos fue a las tumbas de Saadian  donde habían enterrado al Sultán y a sus hijos. Afuera hay un jardincito pedorro que era donde enterraron a los sirvientes. El lugar vale mucho la pena.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Salimos de ahí los seis y el guía nos llevó a El Badi Palace, un palacio en ruinas, pero no por eso deja de ser majestuoso. Mi hermana y yo, nos tomamos miles de fotos porque sí y los demás andaban de desesperados apurándonos a continuar con el tour. ¿A alguien más le caga que la correteen? Mmmta. ¡Ni que fuéramos a Marruecos diario!

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Yo me moría de ganas de ir al baño por lo que el guía vivales me llevó a una tienda donde amablemente me ofrecieron su escusado. Saliendo, el dueño del lugar ya le estaba enseñando al grupo, tapetes, lámparas y otras cosas para que compraran. No les voy a mentir, si no fuera porque qué hueva cargar y porque soy madre adoptiva de tres perrunas, tendría varios tapetes en mi casa y probablemente hubiera caído en las redes del gordito vendedor, pero no. Me fui con las manos vacías.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Salimos de la tienda y E le estaba haciendo preguntas al guía las cuales el güey no sabía contestar. Todos empezamos a sospechar que era un guía impostor. De ahí nos dirigimos a la Mezquita Koutoubia. “Es uno de los monumentos más importantes de Marrakech”, dijo el guía. “¿Cuánto mide la torre?”, pregunté. El guía se hizo menso y nos dijo: “Aquí es la entrada, un lado para mujeres otro lado para hombres. Si no eres musulmán no puedes entrar.” Le valió al guía mi pregunta, pero E -tan lindo él- sacó su celular y buscó en Wikipedia la historia de la Mezquita. “Es el edificio más alto de la ciudad”, me dijo. Le di las gracias y aproveché para darle un beso. Me sonrió.

*Paréntesis romántico: E y yo nos gustábamos desde nuestro viaje a Europa en juli0, pero nunca pasó nada. Entonces cuando nos vimos en noviembre y nos dimos nuestro primer beso fue magnífico. E da unos besos deliciosos. Obvio es química y siempre he creído que los besos son lo más importante porque es lo que lleva a otras cosas, pero E tiene esa combinación de tranquilo/bonachón pero cuando estamos solos él y yo saca su parte sexy QUE ME MATA. Siempre he dicho que los más ñoñitos son los más tremendos. JA!

IMG_1002

En fin, regresemos al tour, que como bien les dije, esto es rominasacre.com y no historias de Corín Tellado.

Mi papá y Hellen ya estaban cansados de tanto caminar y se regresaron al hotel. Romain y Renata se fueron por su lado y  E y yo nos fuimos con el guía al mercado, que es una de las atracciones principales de Marrakech. Caminamos por el Jemaa el-Fnaa , la plaza más grande e importante de Marrakech y es una locura, sin embargo hay algo del desorden de esta ciudad que me fascina y me encanta observar cómo funciona porque si el DF es una desmadre, esto es 10 veces peor. En la plaza hay puestos de comida, unos señores que tocan el flautín e “hipnotizan” a las víboras (si quieres tomar foto debes darles dinero, sino se ponen bien intensos), gente que pide limosna, señores con changuitos amarrados del cuello (que ni quise ver porque me emputa que traten así a los animales), estacionamientos de motocicletas, restaurantes, tiendas alrededor, puestos en el suelo de canastas, especias, entre otras cosas.

Mientras caminábamos por los estrechos (y polvosos) pasillos del mercado, E le pidió al guía que si le podía conseguir crema de cacahuate con aceite de argán. El guía dijo que sí y nos llevó a pasear por todo el mercado hasta llegar a un puesto. “Es aquí”, nos dijo. El dueño del local era un flaquito chimuelo que estaba fumando y que nos dio la bienvenida en inglés.

IMG_1123

IMG_1251

(Quién sabe por qué habrá sido porque E ni se ve gringo, ¿verdad?).

E le dijo al señor lo que estaba buscando y uno de sus chalanes en chinga se fue por la crema de cacahuate. “¿Cuántos litros quieres? ¿Dos está bien?”, le preguntaron. “Si”, respondió E. “¡NO!”, grité. “¿Cómo dos litros? Es muchísimo. No, un litro si quieres”, les dije. Perdón que me haya metido pero la ves pasada por confundido entre pounds y kilos, E compró en Oaxaca 12 KILOS DE MOLE los cuales se llevó a Nueva York y OBVIO tuvo que pagar sobrepeso.

El cuartito donde estábamos esperando estaba medio mal vibroso y yo sólo pensaba por qué confiábamos en el guía cuando claramente era un charlatán (amo esa palabra). El chimuelo nos quería vender especias, jabones, aceite, fragancias, lo que fuera. “No, thank you”, le decía E todo amable pero a dos de desquiciarse. Por fin llegó el obeso chalán con la crema de cacahuate y aceite de argán. “Pruébela”, dijo el chimuelo abriendo el tupper. Los dos lo probamos y sabía muy bien. “¿Cuánto le debo?”, preguntó E. “Son 100 euros”, le respondió el vendedor. “¡¿QUÉ?”, contesté. Yo ni los iba a pagar pero NO MAMES. “¿Es en serio que me van a cobrar 100 euros por 1 litro de crema de cacahuate con aceite de argán?”, le preguntó E al chimuelo culero. El guía y el tarado sin dientes se pusieron a hablar en árabe y le dijo: “Bueno, dame 70 euros.” “No, te voy a dar 50 y ya me vi muy espléndido”, le respondió.

MUY.

Salimos de ahí emputados. “Soy un imbécil debí de haber preguntado antes”, decía E mientras caminaba enojado entre la gente. Yo me callé porque no quería echarle más leña al fuego. Ni modo que le dijera: “Eso te sacas por no preguntar.”

Llegamos al hotel en silencio. Sólo lo abracé por atrás y se volteó a verme. Soltó una carcajada y me dijo: “Más le vale al sin dientes que sea la mejor crema de cacahuate del Universo.” Me cagué de risa. “Seguro sí guapo y más te vale que me guardes tantito para untarlo en un pan Ezequiel cuando te vaya a visitar en febrero”,  le dije.

Febrero… ¡¿Febrero?! ¡Falta mes y medio! No, no, no quiero verlo hasta febrero.

Mientras nos arreglábamos para ir a cenar, pensaba en preguntarle cuándo nos íbamos a volver a ver, pero siempre prefiero esperar al final del viaje. ¿Está mal? ¿Está mal que siga teniendo ese miedito al rechazo? ¿Ese miedo que me diga que qué intensa soy? Me choca que me entren esas inseguridades. Lo quiero tanto y soy tan feliz que hay una parte de mi que le cuesta entender que esta vez se trata de disfrutar y no de sufrir.

“Tápate porque te va a dar frío. Te ves hermosa”, me dijo E, quien también se veía guaperrimo.

Tomamos dos taxis para ir a al restaurante y el camino se veía súper sketchy. ·”¿Si vamos bien?”, le pregunté en bajito a E. “Si”, me respondió. E ya había ido a Yacout y quería llevarnos a todos a conocerlo.

Llegamos al restaurante y no se imaginan lo hermoso, era como estar en un cuento. El lugar era de tres pisos, iluminado con luz tenue y velas. Me sentí en el Palacio de Jazmín.

IMG_1143

Nos sentaron en la mesa y empezaron a llegar las entradas que eran diferentes platillos típicos marroquíes: habas, aceitunas, lentejas, ensalada de pepino con jitomate, etc. Pensamos que venía el postre pero el mesero se acercó con un cordero, pollo, verduras y cous cous. Todos nos volteamos a ver porque ya nadie tenía mucha hambre, sin embargo olía tan rico que casi nos terminamos lo que nos habían servido. Qué delicia la comida en Marruecos, ¡me encanta! (Sólo que no soy muy fan del Tajin, se me hace que no tiene mucho sabor). Llegó el postre y para ese entonces ya todos estábamos sufriendo del mal del puerco. Pedimos té, café y nos regresamos al hotel.

Los “chavos” decidimos echarnos un último drink antes de dormir y nos fuimos cada quien a su cuarto.

Apagamos las luces pero ni E ni yo podíamos dormir. “Creo que fue mucha comida”, le dije. “¿Te gustó? ¿Les gustó a los demás?”, me preguntó E. “Si. Gracias por organizar la cena.” “Me caen muy bien, me encanta que se ríen todo el tiempo”, dijo E. Y sí, somos bien pinches simples. Por otro lado, que alivio que a mi papá le caiga bien E y que a E le caiga bien mi papá porque sí es algo importante para mi y aunque no puedan tener una conversación, no sé cómo le hacen pero se comunican a señas. “Quiero aprender español. ¿Cuánto tiempo crees que me tarde?”, me preguntó mi novio. “Deberías de irte a vivir al DF”, dije en broma/no broma, chance y chicle y pega). “Si, no estaría mal, y me llevo a Huey (su perro).”  ¿Se imaginan si de pronto E se muda al DF? ME MUERO DE LA EMOCIÓN.  “Te amo, ¿sabes?”, me dijo viéndome a los ojos con esa mirada que me derrite. “Me encanta como eres y como me haces sentir. Nunca me había sentido tan cómodo con alguien, por primera vez alguien me hace sentir que soy suficiente. Eres la primera niña con la que salgo que es independiente, que sabe lo que quiere y amo eso de ti.” Esas fueron las palabras de E y que bueno que todo estaba obscuro y que no me podía ver porque casi se me sale una lágrima de felicidad.

Lo abracé y le empecé a dar besos. “Yo también te amo y me cuesta trabajo creer que hayas venido a pasar las vacaciones conmigo. Gracias por hacerme sentir tan bien. Te amo te amo te amo.” Qué fuerte es la palabra “te amo”, ¿no? Pero en serio sí lo siento. No importa cuánto tiempo llevemos saliendo, es más, ¡¿qué importa el tiempo?! He estado en relaciones que han sido más largas y que no me han hecho sentir ni la mitad de lo que siento por E. No sé si sea porque maduré o porque simplemente esto es lo que me hace sentir E y no necesita mucha explicación. E no se hace el cabrón, ni el interesante, ni quiere ponerme celosa a lo pendejo. Me queda claro que E no está jugando y que lo que me dice es porque lo siente. Además, ¡¿quién toma un avión de 8 horas para ver a alguien?! ¡¡¡Obvio me ama!!! #wink 

Que chingón es dormir junto a la persona que más te hace feliz.

31 de diciembre 2017 

Mientras me bañaba estaba escuchando a Taylor Swift. “¿Por qué te gusta tanto?”, me decía E mientras se peinaba. “Porque es lo máximo”, le contesté. “¿Podemos cambiar la música?”

OK…

A E la salió lo New Yorkino y puso rap, y me encanta el rap, pero este rap era intenso y casi me desquicio, no había necesidad de irnos al otro extremo.”¿Y si pones a Justin Bieber?”, le sugerí amablemente. E le cambió y empecé a escuchar “Sorry.” Gracias.

Ese día E decidió quedarse a descansar porque quería ir al gym y porque los lugares que nosotros íbamos a visitar él ya había ido.

Caminamos hacia el Ben Youssef Madrasa , que en algún momento fue un colegio Islámico y creo que fue mi favorito de todos los que visitamos.

IMG_1228

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

De ahí caminamos por el mercado hasta llegar a Bahía Palace  donde mi hermana se encargó de tomarle foto a TODOS los mosaicos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

De camino al hotel, fuimos a Nomad Café a comer y nos echamos una ensaladilla griega y un té de menta (que estaba mega dulce pero igual sabía delicioso).

Regresé a mi cuarto y E estaba dormido. Yo también quería echarme una siestita antes de la party de año nuevo pero E apañó toda la cama como estrella de mar. Traté de moverlo varias veces y, ¡nada! Roncaba durísimo. Ni modo, me dormí en el sillón.

E se levantó y fue a despertarme. “¿Qué haces en el sillón?” , me preguntó.

¡JA! CHISTOSO.

Nos arreglamos para irnos a la cena de fin de año. Elegimos Comptoir, un restaurante “con ambiente” porque HUEVA pasar año nuevo en la cena del hotel donde todos se veían bien flanes.

IMG_1276

Vean na más la ternura arriba de nuestra mesa y la cara de mi hermana.

La cena estuvo deli pero no manches cómo nos sirvieron. En Marrakech no tienen llenadera. Estábamos en el postre cuando de pronto “6, 5, 4, 3, 2, 1 HAPPY NEW YEAR!” ¡Nos agarró el 2016 papando moscas!

IMG_1329

YO en tibia. 

Al primero que abracé fue a mi papá (tan lindo y que lo amo tanto) y después a E. Nos dimos un beso y un abrazo. “Ojalá este sea el primero de muchos. Qué felicidad celebrar contigo este año nuevo”, le dije. “Si bonita, gracias por invitarme”, me respondió.

IMG_1321

Destaparon el champú #paps y brindamos que si por la felicidad, por el 2016, por el amor, por más viajes, por la salud, etc. Tomamos harta champaña, vino y después nos subimos al antro.

IMG_1309Vean la cara de la dama cuando Romain estaba haciendo la finta de apagar las velas. 

IMG_1343

Pedimos una mesa y pidieron una botella de Gin y una de champaña (la cual me tomé creo que yo sola porque no me gusta el Gin). Andábamos baile y baile hasta que decidimos irnos para seguirla en el cuarto. “Hay que llevarnos la botella de Gin, todavía queda”, le dije a mi hermana. “Si, ¿pero en dónde la metemos?”, me respondió. Romain nos preguntó qué estábamos tramando y nos dijo: “Métanla aquí.” ¡Su chamarra tenía un compartimento secreto!

Pues nos la llevamos y la seguimos en el cuarto de mi hermana y Romain donde nos desvelamos hasta las 5:30 de la mañana hablando de lo chingón que es Phoenix (la banda).

1 de enero 2016 

OBVIO me desperté temprano para ir al buffet de desayuno. ¡Hasta creen que me iba a perder las delicias!  Pero fuimos, comimos y nos regresamos a dormir porque sí andábamos afectados por la noche anterior.

IMG_1354

Renata dormidita y cruda. 

A las 3 pm habíamos hecho cita en el Spa. Pedí que me hicieran un facial y después nos llevaron a E y a mi a un cuartito para un masaje en pareja. Mi masaje fue a 4 manos (lo más pinche raro) y me tocaron TODA, incluyendo mis pechos (amo decirle pechos) y la entrepierna. Sí. RARÍSIMO. (Bueno, sí se sintió bien pero me sentí semi violada por las damas). Igual salí recuperada pero con un chiiingo de hueva. E y yo estuvimos en la cama toda la tarde y pedimos room service porque al día siguiente regresábamos a Paris.

Espero no se hayan aburrido con la longitud de mi historia, y  todavía me falta París donde pasamos un día más y nos despedimos afuera de su hotel.

“¿Cuándo nos vamos a volver a ver?”, le pregunté. “Más pronto de lo que crees. Te amo. Llámame cuando llegues a México.” E se subió al Uber y lo vi irse, pero no me puse triste, al contrario, me dio inmensa felicidad estar segura que lo que tenemos es muy fuerte y que a pesar de que vivimos lejos, vamos a hacer lo posible por estar juntos.

¿Y cuándo creen que lo voy a ver? ¡MAÑANA!

TRIVIA: La primera persona que adivine la Ciudad donde lo voy a ver, le voy a mandar un regalo sorpresa a su casa. Sólo tienen que dejar un comentario de por qué les gustaría leer el capítulo 4 y por qué creen que es en esa ciudad.

Pista: Es en una Ciudad de México.

¡Qué divertido! ¡Ya quiero leer lo que van a poner!

PD. No se imaginan la felicidad que me da compartir con ustedes esta aventura. Gracias por leerme y por tomarse el tiempo de comentarme. Les mando miles de besos a todas y a todos.

PD2 . Síganme en Instagram para ver mi semana con E.

Comentarios

Loading Facebook Comments ...
2 Comments
  • Renata
    Posted at 18:30h, 26 January Reply

    yaaa sube la 4ta parte!!!!!

  • E en un lugar que se llamaba DF – Romina Sacre
    Posted at 20:23h, 27 January Reply

    […] estuvimos juntos en Marrakech, Paris y Nueva York, y ahora le tocó a la Ciudad de México ser testigo de mi historia de amor con […]

Post A Comment