La verdad acerca del pene - Romina Sacre
3684
post-template-default,single,single-post,postid-3684,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

La verdad acerca del pene

Se le atribuye todo el peso de la relación sexual y esto no hace más que seguir perpetuando mitos.

Me encanta hablar del pene, porque es un órgano sexual al cual se le presta demasiada atención. La valía y potencia sexual de una persona, no se miden por tamaños y estética, sino por quien es y los caminos que recorra para lograr el placer, así que hoy hablaremos de esas dudas que muchas mujeres tenemos. 

¿El tamaño importa? 

Para empezar, sigo disfrutando escuchar comentarios respecto a su tamaño. Es como si tamaño fuese sinónimo de potencia sexual y la realidad es muy distinta. No podemos seguir asignando la valía de una persona, dependiendo del tamaño de este órgano. Muchas veces se cree que si es de mayor tamaño, se siente más,  mientras que si es de menor, se siente menos. Entonces, escucho que la fantasía a realizar de muchas mujeres es justamente eso: Estar con una persona cuyo pene sea tan grande que exploten de placer. En la vida real, les puedo decir que a veces un pene grande, se puede sentir doloroso dentro de la vagina. Por lo cual, necesitamos ayuda de lubricación artificial, así como de realizar posiciones que no sean de penetración profunda, o de plano, usar nuestra mano como “tope” para que esta actividad no resulte dolorosa. Incluso pasa que, durante los encuentros sexuales, los vasos sanguíneos de nuestra vagina se inflaman, y durante la fricción pueden reventarse y salir sangre al finalizar el acto.

También se cree que mayor tamaño es indicio de los mejores orgasmos y la verdad es que, el orgasmo es personal, de quién lo trabaja. Además, sólo un 40% de las mujeres, puede experimentar un orgasmo vía vaginal. La mayoría sólo lo logra vía clítoris.

Por otra parte, si el pene es de un menor tamaño, tiende a rozar justo el Punto “G”, y esto suele ser bastante placentero. Aquí, necesitamos realizar posiciones de penetración profunda para incrementar las sensaciones. Así como ayudarnos mutuamente con la masturbación. Asimismo, podemos trabajar nuestros músculos del piso pélvico por medio de los Ejercicios de Kegel, para favorecer nuestro placer.

¿Qué hay de un pene con circuncisión? 

Cabe mencionar que, para nosotras, es igual un hombre con prepucio o circuncidado, no hay diferencia en las sensaciones que experimentamos. Lo único, es que se ve distinta la anatomía y en el caso de ellos, pueden tener mayor sensibilidad cuando acercas tu boca o hay penetración, debido a que el glande pasa mayor tiempo cubierto y no están tan habituados al tacto. Aún así, esto no quiere decir que cualquiera de ambas opciones indique un mejor funcionamiento sexual.

  1. Sensibilidad. Lsensibilidad no se ve afectada, debido a que se recorta el prepucio, no el glande y éste, es el equivalente al clítoris en la mujer.
  2. Sólo tiene beneficio estético. Hay casos de infecciones crónicas donde es necesaria esta intervención. Sin embargo, hacérsela aún por motivo estético, no afecta el funcionamiento sexual.
  3. Es por higiene sexual. Depende, es cierto que disminuye la acumulación de esmegma o secreciones en el prepucio, pero si no hay una buena higiene sexual, no hay certezas. Ese ya es un hábito personal.
  4. Previene ITS (Infecciones de Transmisión Sexual). Esto varía. El riesgo de contraer alguna infección se reduce entre 50-60%. Sin embargo, es importante hacer uso del condón ya que es lo más efectivo para practicar sexo protegido.

Con base en lo anterior, ten presente que hay que evitar genitalizar la sexualidad. El pene no es el único lugar por el cual los hombres sienten placer, regálense la oportunidad de descubrir en qué otras zonas sienten rico. De igual forma, la anatomía no es un pretexto, hay muchas maneras de experimentar placer y sentirse en total comodidad del cuerpo. Así como que, la valía y potencia sexual de una persona, no se miden por tamaños y estética, sino por quien es  y los caminos que recorra para lograr el placer. Si te entra la duda y estás cayendo en este juego sexual, pregúntate: ¿por qué es tan importante para mí el tamaño?, ¿dónde lo aprendí?, ¿es esencial para que tenga un encuentro con esta persona?

Y por último, te invito a que en tu sexualidad, disfrutes más del proceso que del resultado, ¡empieza hoy!

Comentarios

Loading Facebook Comments ...
No Comments

Post A Comment