Bienestar

Mi experiencia con Health Coach Clau

mi-experiencia-con-health-coach-clau

Por muchos años me sentí gorda y comía por ansiedad. Por más que trataba de bajar de peso o hacer «dietas» no funcionaba.

Hace más de un año, decidí cambiar. Me inscribí al gimnasio y después de leer un post de Health Coach Clau en Púrpura, le marqué para hacer una cita con ella.

No sabía qué esperar de una Health Coach, de hecho fui prácticamente por instinto porque no sabía bien a lo que me metía, pero después de abrirle mi corazón a Clau y contarle mis traumas (como salir de mi casa en leggings de ejercicio) me di cuenta que era más mi cabeza la que dominaba que otra cosa.

Desde la primera sesión, Clau y yo hicimos click (es fundamental que exista química entre tu Health Coach y tú porque los resultados van a ser más positivos y no quieres lidiar con alguien te caiga mal o en la que no confíes).

«Tienes que aprender a amarte cómo eres,» me dijo Clau. Me dio mi carpeta y me hizo firmar en una hoja donde yo prometía que a partir de ese momento iba a comenzar a cuidarme, a quererme y a aceptarme como soy, a tener paciencia, a ser amable conmigo. (¿Se han dado cuenta la capacidad que tenemos para ser buen pedo con los demás pero unas mierdas juzgonas con nosotras?).

Los cambios reales son pasito a pasito. Empecé incorporando verdes a mi comida (espinacas, acelgas, albahaca) verduras que tienen forma de hoja. Sustituí el aceite de oliva por el de coco o aguacate a la hora de cocinar y empecé a prepararme smoothies y jugos para el desayuno; a comer quinoa, lentejas, granos, kale y a echarle especias como canela y curry a mis alimentos. Clau me enseñó lo fácil que es cocinar, a preparar platillos nutritivos, a tomar agua de coco al hacer ejercicio y a sacarle provecho al gym con rutinas efectivas. Compré mis hierbas de olor como albahaca, menta, romero, epazote y hierbabuena, la cuales uso para mis jugos, aguas y recetas, y planté jitomatitos cherry, chiles, chaya y lechugas en macetas que tengo en mi balcón.

Mucha gente me ha dicho: «¿Para qué necesitas una Health Coach si puedes comer bien tú sola?» Y sí, de cierta forma tienen razón. La información la encuentras en internet, en Púrpura y en miles de otros lugares. La diferencia radica en que una Health Coach es la persona que te va a acompañar en ese camino de cambios donde estás descubriendo un mundo nuevo. (Sí es cursi pero es la verdad).

Clau me hizo entender mi relación con la comida. Yo me la vivía con culpas y no entendía por qué por más de que hiciera «dieta» no veía cambios en mi cuerpo. Dejé de comer carne y pollo por un tema personal con los animales. Respeto muchísimo a la gente que se come cerdos completos, no soy nadie para juzgar, simplemente a mi ya no me funciona comer tanto animal. ¡Y yo era la fan número uno de las hamburguesas! Pero cuando haces cambios progresivos, te das cuenta que hay muchas opciones deliciosas que no incluyen producto animal.

Clau no sólo es mi Coach, es mi amiga, una persona que me motiva e inspira porque es coherente con lo que dice y hace, gracias a ella aprendí que nuestro cuerpo es nuestro templo y que debemos cuidarlo con comida que nos nutra.

Chavas: NO somos los kilos que pesamos, NO se trata de ser flacas desnutridas, NO es hacer dietas extremas ni empastillarse para bajar 15 kilos en dos semanas. Se trata de estar sanas y de aprender a comer, a cambiar hábitos y de aceptarnos y querernos TAL CUAL SOMOS, ya sea con nuestras piernas cortas (¡YO!) o siendo 34 A (¡YO!). Ámense y sean buen pedo con ustedes, quiéranse, y si algo no les funciona, ¡siempre pueden cambiar! No sean duras con ustedes. Si un día se les antoja un heladito o un pastel, ¡cómanselo! Las culpas son el diablo y no pasa nada si un día se dejan ir como gorditas en tobogán. ¡Venimos a esta vida a ser felices!

antes y despues

Me tardé 10 años en ser plenamente feliz, pero les prometo que han valido la pena todo estos cambios.

Y sí, mis caderas no mienten, pero ningún muchachito se ha quejado tampoco, eeh 😉

¡Les mando saludos y gracias por leerme!

-Romina-

0 Comentarios
Compartir