Mujeres independientes - Romina Sacre
2544
post-template-default,single,single-post,postid-2544,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Mujeres independientes

El sábado pasado, platicando con un amigo mío, comentábamos el tema de por qué hay algunas mujeres que se toman demasiado en serio su papel de “mujer independiente” a un grado de parecer enemigas del sexo opuesto.

Yo me considero una mujer independiente. Gano mi propio dinero, tengo mi empresa, vivo sola desde hace 3 años… En pocas palabras, no tengo que pedirle permiso a nadie para hacer lo que se me pegue la regalada gana. Y es cierto que afortunadamente cada día las mujeres dependemos menos de los hombres pero no veo la necesidad de ser agresivas.

Mis niñas independientes, las felicito por sus logros personales y profesionales. Que chingón que cada día más mujeres hagamos cosas y tengamos trabajos que hace 30 años hubiera sido imposible de imaginar. Que bueno que no necesiten de nadie económicamente y que no se conformen con el primer güey que se les pone enfrente. Lo único que no me hace click es el por qué hay algunas que todo el tiempo dejan demasiado claro que son mujeres independientes. ¿A qué me refiero? A que si un muchacho tiene el detalle de abrirles la puerta del coche o pagar la cuenta creen que es una ofensa tipo “¿Crees que yo no me puedo bajar sola del coche?” O “Yo me puedo pagar mi peda, gracias.”

Yo no necesito a un hombre para ir a cenar rico o para ponerme malita de mi alcohol. Tampoco para irme de viaje y ni siquiera para sentir placer sexual (ups lo dije) pero a mi no me hace menos mujer independiente hacerle de desayunar a mi güey ni plancharle su camisa. OJO, no creo en el tema de obligación (ahí sí se chinga) pero sí en hacer ese tipo de cosas para consentir a la otra persona y perdón, eso no me hace una sumisa.

Siento que muchos hombres han dejado atrás la caballerosidad por mujeres que están muy a la defensiva. ¡No seamos tan haters! El ser una mujer empoderada e independiente no está peleada con la amabilidad y con darle las gracias a ese muchacho que te invitó a salir.

Sigamos siendo igual de fuertes y poderosas, pero también permitámonos ser vulnerables y sensibles. Lo sensibles no nos quita lo chingonas.

Les mando besos y felicidades a todas mis paleras por nuestro día. Gracias por leerme y ser lo máximo.

Foto Karla Lisker. 

 

Comentarios

Loading Facebook Comments ...
No Comments

Post A Comment