No quiero ser linda - Romina Sacre
4170
post-template-default,single,single-post,postid-4170,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

No quiero ser linda

Tengo un problema con ser “linda” porque las lindas hacen ABSOLUTAMENTE todo para ponerse estrellas en la frente por buen comportamiento. No se cuestionan lo que ellas quieren y se desviven por complacer a los otros. 

Desde hace unos años llevo haciendo lo que más me gusta y lo que me hace feliz porque entendí que la vida se trata de disfrutarla y no de cumplir con las expectativas de los demás. Hoy ya sé que vine a esta vida a ser yo, a que debo de chingarle para ser mi mejor versión y que todo lo que haga es para mi propio beneficio. Que mentirme no sirve de absolutamente nada y que debo de serme fiel aunque a los demás no les parezca. He aprendido a decir la verdad, aunque incomode y aunque los otros no la quieran oír, pero ya no me callo.

Soy muy diferente a lo que era antes y no saben cuánto lo agradezco. El darme cuenta que ser intensa e impulsiva no eran defectos sino virtudes cambió todo mi panorama. Hoy abrazo mi parte romántica y pasional, y sentir mucho no es un defecto, es lo que soy. Puedo pasar de cero a 100 en un minuto y no me da pena llorar en público, ni reírme a carcajadas. Ya no me escondo del dolor ni le tengo miedo al fracaso. Estoy orgullosa de las decisiones que he tomado, y no pienso ponerme en segundo plano para ganarme la aprobación de los demás. No me interesa ser una mujer que no soy con tal de ganarme el aplauso de los demás.

Este proceso no ha sido fácil porque tuve que enfrentarme a mis mayores miedos y a empezar a despeinarme, a poner límites y a no hacer las cosas por complacer. Y aunque no crean, todavía me cuesta trabajo porque es romper con un programa que tengo. El lado positivo, es que ya lo sé identificar. Por fin entendí que tengo derecho a exigir y a demandar y que no es sinónimo de ser arma pedos. Tampoco me voy a quedar sentada esperando a que me den una oportunidad. Ser pro activa me ha llevado a estar donde estoy. Me he dado cuenta que puedes lograr TODO lo que te imagines si luchas por eso que tanto quieres.

Tengo un problema con el adjetivo “linda” porque siento que es un tanto hipócrita, y les juro preferiría que me llamaran de otras mil maneras (hasta cosas negativas) a “linda”. ¿Por qué? Porque las lindas hacen ABSOLUTAMENTE todo para ponerse estrellas en la frente por buen comportamiento. No se cuestionan lo que quieren y se desviven por complacer a los otros. Viven de acuerdo a lo que quieren los demás (amigos/familia/sociedad), dicen que sí a todo, no se quejan y sonríen porque “calladitas se ven más bonitas”. Sacrifican sus vidas enteras con tal de que los otros estén bien y creen que poner límites y decir “no” es lastimar a los demás. 

Saben que yo antes era bien “linda” y entonces me veían la cara, me manipulaban, me chantajeaban y terminaba comiéndome platitos de popó (es una metáfora) con tal de que los demás estuvieran felices conmigo porque, ¿para qué armarla de pedo? ¿Y saben qué pasaba? No cortaba con mi novio porque “pobrecito lo voy a lastimar”, me moría de ganas de estar en mi cama porque estaba cansada después de una semana intensa de trabajo pero “ya había quedado con mi amiga de verla y que grosera si no voy a su fiesta”o no me pagaban dinero que me debían porque “bueno, ya luego me pagarán”. Era como ir en la preparatoria donde acumulas puntos de buena conducta pero, ¿para qué? Estaba infeliz frustrada porque no entre menos me ponía como prioridad, lxs otrxs abusaban.

Como lo mencioné arriba, todavía me cuesta. A mi me educaron a sonreír, a no decir que no, a ser la guapa, simpática, social, educada y linda, ¿pero saben qué? Que hoy sí me pongo antes que todos, y no por un tema egoísta sino porque no tengo por qué cumplir con nadie más que conmigo. Si alguien se enoja conmigo porque no hice lo que ellos esperaban, sorry, eran sus expectativas y no las mías. Recuerda que no decepcionas a nadie, las otras personas deben hacerse responsables de sus propias películas mentales.

¿Se imaginan si nos quitáramos la máscara, olvidáramos el deber ser y empezáramos a soltarnos y a sernos fiel a nosotras? Eso nos haría felices porque haríamos lo que más amamos y este mundo sería distinto porque hablaríamos desde el corazón y no desde la mente y el ego. 

Gracias por leerme. Las quiero mucho.

Comentarios

Loading Facebook Comments ...
1Comment
  • Pau
    Posted at 19:51h, 20 October Reply

    Romiii justo estoy pasando por un proceso de quitar miedos, de no temer a ser quien soy y que me valga lo que los demás piense de mi, muchos golpes me hicieron darme cuenta de como tratar de complacer a los demás solo te deja mas golpeada!!!.. y poco a poco puedo ser yo misma, me encantooo lo que escribes y me identifique muchooo.. GRACIAS!!!

Post A Comment