Ohja: las bolsas que combinan diseño, elegancia, femineidad y materiales libres de crueldad - Romina Sacre
3991
post-template-default,single,single-post,postid-3991,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Ohja: las bolsas que combinan diseño, elegancia, femineidad y materiales libres de crueldad

Ohja como suena, es la palabra hoja, cómo la hoja de un árbol, es algo que tiene que ver con la naturaleza. “De ahí me inspiro, en lo simple y lo básico de la naturaleza como tal, en su funcionamiento”, nos cuenta Dubraska Portillo, creadora de esta marca de bolsas veganas y ecofriendly. 

Dubraska llegó de Venezuela a México y quiso hacer algo diferente. A pesar de que estudió Administración de Empresas, creó una marca de ropa en su país natal. “Me preparé por dos años en un Instituto que se llama Bivril dónde aprendí a hacer moldes, a coser, aprendí todo lo que tenía que aprender para empezar a crear, eso me ayudó muchísimo para poder hacer Ohja aquí”.

Ohja nació hace tres años en León, Guanajuato y son bolsas libres de maltrato animal para crear conciencia de la cantidad de piel que se utiliza indiscriminadamente en el mercado. Ohja es para una mujer independiente. contemporánea que ama lo básico, una mujer de carácter fuerte.

¿Qué tipo de material es? ¿Cuánto tiempo tiene de vida un producto de Ohja?
Es Eco-piel. Empecé a buscar materiales que los pudiera unir con textil, algodón. Son materiales orgánicos que le dan la flexibilidad al material, se puede limpiar muy fácil, la durabilidad es entera, se produce en México ( la fabrica está en Irapuato). La durabilidad es muy parecida a la piel porque envejece igual, tiene flexibilidad y transpiración para evitar que se rompa.

¿Por qué elegir México y no otro país para producir?
Cuándo llegue a México por la situación tan complicada que estaba pasando mi país, llegué al sitio adecuado. Vi la cantidad de piel y vino a mi mente el hacer bolsas. La mano de obra artesanal es impresionante y difícilmente la podría encontrar en otro lado.

¿Qué tan difícil fue encontrar un proveedor aquí en México?
Cuando llegue a León comencé a investigar y a buscar, no fue tan difícil ya que en León hay muchísimos proveedores, en la búsqueda encontramos un pegado especial con agua que no daña al medio ambiente. Me tardé un año en encontrar quién me hiciera la maquila, en probar los materias y ver qué era funcional.

¿Cómo diste a conocer Ohja? 
Como la marca la hice bien desde un inicio, salí con la página web y salí con todas las redes sociales, saqué la primera colección completa, la gente comenzó a escribirme. Traté de hacerla en sitios más exclusivos, ya sabía quién era mi público meta, ya se había realizado un análisis de mercadotecnia y fue muy fácil entrar porque todo estaba muy bien establecido.  Mandamos correos con el press kit, hicimos campaña de publicidad en las redes, no hicimos ningún evento específico.

¿Qué error cometiste al comenzar a emprender?
He cometido muchísimos errores, cuando comencé invertí sin pensar, compraba quinientos materiales al final era uno el que funcionaba, he ido aprendiendo. Si me entregaban una muestra mal hecha, pedía otra y no iba a supervisar y volvía a estar mal, ahora voy a supervisar, me di cuenta que si no estaba ahí no iba a salir y sólo iba a gastar. Tienes que tener asesorías financieras, de marketing,  jurídicas, de todo tipo, tú no puedes manejar tu sólo con diseño, se tiene que manejar como negocio.

¿Ha sido difícil emprender este negocio?
Sí, si ha sido difícil, soy mamá de dos niños uno de 10 y una de 4, me ha costado muchísimo, estoy dividida entre ser mamá y mi proyecto, tengo mucho apoyo de mi esposo. Me encanta el proyecto y aunque sea difícil no lo voy a dejar y siempre quiero hacer más y más cosas. Pero la perseverancia me ha dado buenos resultados.

¿Cómo ha sido ser extranjera y tener una marca 100% hecha en México te ha ayudado o te ha cerrado puertas?
Casi nunca lo digo, siempre estoy detrás de, me gusta enfocarme en que la marca salga, en que la marca se venda sola. Está es la primera vez que estoy en una entrevista en persona, casi siempre me mandan las entrevistas las contesto y toman las fotografías de las bolsas. Los mexicanos se han portado muy amables, me han abierto las puertas de par en par, no se paran en pensar si son Venezolana o no, estoy muy agradecida en esto.

¿Cómo es el proceso con tu equipo de trabajo?
Estoy siempre al pendiente de todo. No hay día que no esté ahí, es un día a día verificando, checando, repitiendo, no se publica nada que yo no vea, somos cinco personas más los talleres, he hecho de a poco para que la bases estén bien cimentadas y podamos crecer, de pie de plomo, ha sido un apoyo colectivo. Soy exigente en el área de producción pero como se hacerlo, si me dicen que algo no se puede yo me siento y les enseño como se puede lograr, he logrado conseguir buenas personas y es gente a la que le retribuyo su trabajo bien pagado, lo más importante es que la persona reciba el pago justo de lo que hace porque la mano de obra es excelente.  En enero voy a sacar mi taller lo que optimizará la producción y los puntos de venta actuales de la marca y ahí contrataré más personas.

¿Cuál es tu colección nueva?
Se llama Iconic y salió hace un año, cuenta con tres modelos una tote, clutch y una back pack, con tres colores beige, gris y vino.

¿Si a alguien famoso usará tus bolsas quién te gustaría y por qué?
Carolina Herrera sería increíble que me apoyará utilizará mi marca y más siendo Venezolana como yo.

¿Qué proyectos tienes en puerta?
Vamos a realizar una colección para ayudar a Venezuela, el 100% de las ventas serán para ayudar a fundaciones que están ayudando a mi país, mi familia está allá, estoy agradecida de estar en México, pero mi corazón le pertenece a allá quiero ayudar como empresa. Estamos sacando presupuesto para hacer la venta especial, un modelo especial o un colección completa, es poner mi granito de arena.

¿Cuál ha sido tu mayor logro?
Que Ohja sea reconocida en México, he logrado entrar a un mercado dónde les gusta mucho, a veces hasta he llorado porque digo “Dios mío, no lo puedo creer que después de tanto esfuerzo lo haya logrado”.

Hay trece tiendas que las venden en CDMX, Guadalajara, León, tenemos una  tienda online en la página, y una tienda internacional que las vende también en línea.

Agradecemos a: RAU (Piezas decorativas) por el espacio para realizar la entrevista y las fotografías.  http://rau.mx/

 

Comentarios

Loading Facebook Comments ...
No Comments

Post A Comment