Si te sientes con los cables cruzados son tus chakras - Romina Sacre
3971
post-template-default,single,single-post,postid-3971,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Si te sientes con los cables cruzados son tus chakras

¿Te sientes con los cables cruzados y la energía baja?, ¿andas inseguro por la vida y con un nudo en el estómago? ¿Sientes la garganta cerrada, el pecho oprimido y las ideas revueltas? Seguro tienes desalineados los chakras.

¿Qué son los chakras?

Los chakras son destellos de energía que tenemos regados por todo el cuerpo y de los que nadie nos platica. Si desde chiquitos nos los enseñaran, seguro nos ahorraríamos un montón de dolores emocionales, mentales, físicos y hasta espirituales.

La palabra en sánscrito significa “punto”. Tenemos siete de estos puntos principales que se distribuyen a lo largo de la columna vertebral, y hasta la coronilla. Somos como una manguera de agua que fluye limpia y clara, cuando los siete están en equilibrio. Si uno de estos puntos no está en sintonía, se hace un tapón, y ya sabemos lo que pasa cuando el agua se estanca: se pone fea, huele mal y todo se descompone. Pasa lo mismo con nuestro canal de energía, y en consecuencia, así se siente la vida, estancada y apestosa.

De seguro preguntarás: “Pero Ada, ¿cómo dreno  mi cañería energética?”. Primero debes saber qué canal anda fuera de lugar para sintonizarlo, así que ojo, y fíjate con cuál te identificas:

Muladhara. Es el primer chakra, que está en la base de la columna. Representa nuestras necesidades básicas, el sentido de pertenencia en este mundo y las raíces. Si sientes que no perteneces o que nada te alcanza para vivir, seguramente necesitas alinearlo. Es de color rojo.

Svadhisthana. Tiene que ver la sexualidad, la creatividad y la forma en que disfrutamos lo que la vida nos da. Está dos dedos por debajo del ombligo. Cuando está en desequilibrio, nos sentimos culpables de disfrutar y con los proyectos estancados. Y en casos extremos o tienes demasiado sexo, o estás muy incómodo al respecto. El color de este chakra es el naranja.

Manipura. Está al centro del cuerpo, por debajo de las costillas. Ahí guardamos las emociones. Cuando está fuera de balance nos habla del miedo, del ego, del enojo. Se relaciona con la fuerza de voluntad y el empeño que ponemos para concluir con nuestros proyectos. Si tienes poca energía y falta de ganas para la vida, seguro Manipura está estancado. Su color es el amarillo.

Anahata. El chakra del corazón. Cuando estamos en equilibrio amamos incondicionalmente. En desequilibrio, nos cuidamos el corazón y sentimos miedo de ser amados y amar. Tiene que ver también con el amor a uno mismo. Es de color verde.

Vishuddha. Está en la garganta. ¿Qué tanto haces valer tu voz? Este chakra representa la expresión, la claridad al comunicar lo queremos y lo que sentimos. Aprender a decir “sí” y “no” en sincronía con el corazón, nos ayuda a alinearlo. Azul es su color.

Ajna. Se encuentra en el entrecejo. Es el conocimiento, la dirección; la capacidad de ver la realidad tal cual es, sin los filtros del ego y el autoengaño. ¿Qué tanto te ves a ti mismo? Si sientes que a tu vida va sin rumbo alguno, es momento de hacer una pausa y observarte.  Tiene color índigo.

Sahasrara. Es el último chakra ubicado en la coronilla. Se relaciona con la espiritualidad. No tiene nada que ver con religión. Es la conexión con tu luz interna con encontrar un sentido elevado en tu vida y en tus planes. Lo representa el blanco o el violeta.

¿Cuál de estos 7 chakras resonó en tu interior?

Ahora que sabes si uno o varios de estos puntos están estancando tu energía, pon manos a la obra. Suelta, medita, practica algún ejercicio físico que te ayude a liberar la energía (el yoga es una excelente opción), puedes vestirte del color del chakra que no está en armonía.

El secreto está en hacerte responsable de tu vida, resolver, y modificar. Los años se van volando y no hay tiempo ya para seguir de víctimas. Si no te gusta lo que ves, lo que vives, ¡cámbialo!

Empieza desde ti y para ti, y en consecuencia todo a tu alrededor cambiará de color.

¿Estás lista para fluir?

Namasté.

Ada Carrillo

Comentarios

Loading Facebook Comments ...
No Comments

Post A Comment