relaciones Archives - Romina Sacre
40
archive,tag,tag-relaciones,tag-40,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Puedes poner mil excusas pero al final la única que va a salir perdiendo eres tú. 

 
No hay manera de ser los mismos después de amar tanto a una persona, de tener que despedirte y pasar por un duelo. Cambias porque cambias. Aunque en un inicio no sea evidente, con el tiempo te das cuenta que amar a otro ser humano es la forma más compleja de entenderte a ti mismo.
  • El amor es enamorar- TE (de ti misma). No tiene que ver con nadie más. Cuando te enamoras, cuando brillas, te vuelves amor y cuando eres amor estás lista para compartir- TE con alguien más.

Nuestras relaciones humanas - sobre todo las de pareja- son la manifestación y el espejo principal de asuntos sin resolver en nuestro entorno familiar. La falta de introspección y la victimización nos impiden identificar estos patrones para poder trabajarlos y así mejorar nuestras elecciones a la hora de relacionarnos.

Tengo treinta y tantos años y soy soltera. No se me fue el tren a ningún lado. Nadie me dejó, no soy quedada ni amargada, no estoy incompleta, no estoy loca y mucho menos soy solterona. Sólo soy soltera. Soltera profesional, esas que nos salimos del modelo de mujer que nos vendió Disney, las telenovelas y sobre todo del modelo que nos enseñó la familia desde que nacimos.

Para volver a ver al amor con nuevos ojos, es necesario ser una nueva persona. Cada relación que tenemos tiene un poder mágico, y ese poder para mí, es el de sanar cada vez más nuestras emociones, nuestra mente y nuestro corazón.

Se le atribuye todo el peso de la relación sexual y esto no hace más que seguir perpetuando mitos.

Hoy lo digo abiertamente porque la edad me ha dado más seguridad y estoy dispuesta a enfrentarme a críticas o comentarios de gente que trata de cambiar la forma en la que pienso porque estoy segura de mi decisión y no tengo miedo a compartir lo que siento al respecto. A mis 31 años he trabajado todos los días para ser honesta conmigo y a serme fiel con lo que busco en mi vida.