¿Te atreverías ir a una fiesta Swinger? - Romina Sacre
3860
post-template-default,single,single-post,postid-3860,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

¿Te atreverías ir a una fiesta Swinger?

Aunque en ese momento sólo observé, no puedo decir que fue una mala experiencia. Ver personas disfrutando con toda la  libertad, resulta muy placentero y, ¡se antoja!  Esto, me mostró otra perspectiva a la hora de relacionarnos sexualmente. Ser swinger, para nada es lo que la gente cree y nos cuenta.

Estando afuera del lugar, seguía con dudas de si quería entrar. Sólo sentía curiosidad por saber de qué se trataba. En la entrada, para mi fortuna, me preguntaron si sólo quería observar o ser partícipe de la dinámica. Contesté que esa noche observaría y acto seguido, me colocaron un listón en la muñeca para dejar clara mi decisión a los ojos de las otras personas.

Al accesar, me enteré que había varios escenarios: el primero, un salón con show erótico en donde la bailarina o bailarín en turno elegiría a alguien al terminar su acto; el segundo, un cuarto a media luz donde se podía ver lo que sucedía tras una ventana; y el último, un cuarto oscuro donde entraba quien quisiera vivir de lleno la experiencia.

¿Qué significa ser swinger? 

En su mayoría, se cree que es porque no se está feliz con la vida sexual en pareja. Sin embargo, esto va más allá. 

Se deriva del verbo inglés “to swing”que significa balance, libertad de movimiento, oscilación. Se dice que es un estilo de vida que combina elementos como voyeurismo, orgías, y que ni remotamente amenaza la estabilidad de la pareja, sino todo lo contrario. Algunos estudios afirman que el 60% de las personas swingers revelan que su relación mejoró considerablemente, además de que se sienten más estables con la pareja y han generado mayor intimidad. 

¿Cómo funciona una fiesta Swinger? 

Existen varias fiestas, clubes y bares. Hay que hacer una investigación para identificar cuál puede llamarles la atención. Hay reglas y se genera un ambiente respetuoso y muy cuidadoso. Así vayas a participar o a observar, “no es no” y se respeta. Si llegas a observar y cambias de opinión, es válido, pero nadie te coacciona ni acosa en el camino para que tomes una decisión diferente. De igual forma, es obligatorio practicar sexo seguro y protegido, se procura tener este hábito como cuidado personal y para con las parejas. Esto es básico, ¡ante todo el condón!

Aquí les digo que más que un acuerdo de fidelidad, es un acuerdo de salud para con la pareja, es cuidarse y cuidar. Es crucial respetar el anonimato. No está padre andar contando con quien se tuvieron encuentros sexuales ni qué sucedió en ellos.

*En caso de hacerlo fuera de los lugares comunes, es importante tener un encuentro previo con la pareja en cuestión, para conocer sus límites, lo que les acomoda y las expectativas. Si es su primera vez, es opcional elegir una pareja experimentada para que les vaya guiando en el proceso.

Ir de menos a más…

Cuando es la primera experiencia, muchas parejas buscan iniciarse conociendo el terreno. Por ello, es común que el primer encuentro sólo suceda estimulación oral, lo que se conoce en este medio como “soft swap” (suave y fácil). De igual forma, puede ser que se elige a una pareja y se tienen relaciones sexuales en la misma habitación, cada quién con quien llegó, sin intercambiar aún. Ese u otro día, suele darse el intercambio. Lo ideal es ir avanzando conforme se van sintiendo en comodidad.

Todo es muy claro, sólo es un intercambio sexual, no involucra sentimientos. Mismo que da mayor diversidad sexual a la pareja y además, les otorga material para fantasear. El objetivo no es dejar a la pareja, sino que la relación sea duradera. Y generalmente, esto se logra. Cabe mencionar que las personas solteras no están exentas de este estilo de vida, ya que hay experiencias en donde se requieren tres personas o más.

NO ES NO 

Hayas dicho que sí en un inicio, si algo no te gusta, se vale cambiar de opinión. Lo que no se vale es hacer algo de lo cual no estás totalmente convencida. ¡La comunicación es muy importante! Tener una palabra clave. Como acuerdo con nuestra pareja, para que si algo no nos está encantando, terminar el encuentro.

También hablar de los límites de cada persona que conforma la pareja, saber qué les es cómodo y decir lo que se piensa en todo el tiempo. Los celos pueden aparecer, ninguna persona está exenta . Por lo cual, hay que revisar qué está sucediendo y expresarle a la pareja su sentir.

Y la más importante, que aplica para la vida en general, ¡hay que disfrutar!

Recuerda que, es totalmente válido el quererte relacionar de forma distinta o experimentar. Para ello, hay que bajarle muchas rayitas a nuestros prejuicios y mirar tras otra lente. Se puede decir: sí para otros, no para mí o todo lo contrario. Al igual, se vale probar y decir, ¡no, gracias!

Cabe mencionar que, tratándose de sexualidad, no hay bueno ni malo, normal o anormal,  todo se vale mientras haya un consenso y logres tener una vida sexual plena.  Ser swinger no es más que un plus al universo sexual que es más infinito de lo que nos contaron. Esto va a enriquecer a la pareja, es una elección consciente, más no va a funcionar si lo que se quiere es ocultar problemas.

¿Te atreverías a probarlo?

Comentarios

Loading Facebook Comments ...
No Comments

Post A Comment