Un Vegas muy diferente - Romina Sacre
2941
post-template-default,single,single-post,postid-2941,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Un Vegas muy diferente

Los viajes te cambian, te vuelven mejor persona. Si estás conectado con el Universo, cosas mágicas pasan. Regresas a tu casa renovado, con más experiencia. Es por eso que quiero dedicar mi vida a viajar. 

***

Estoy en el avión rumbo a México, con una nostalgia del pepino porque ya se terminó. Siento como si fuera regresando de un campamento. Veo las fotos en mi celular y no puedo evitar reírme. El señor de al lado se me queda viendo raro, pero es que en serio, nunca creí que un viaje a Las Vegas me fuera a cambiar tanto.

Me fui con un grupo de gente increíble: Mai Taramasco (PR y la que amablemente me invitó), Daniel Habif (quien lleva la cuenta junto con Mai y ex conductor famoso de Ritmoson) (Yo no sabía que era tan famoso), Sopitas, creador de sopitas.com y gurú del Internet, Miguel Lozano, fotógrafo (Instagram @mlozano9), Raúl Álvarez, editor de moda de Elle (Instagram @raul_al), Alexandra Ivanisevic, blogger, mejor conocida como Mex Alex (Instagram @mex_alex), Ale Guilmant, Top Model mexicana (Instagram @aleguilmant) y Carlos Lang, artista y la primera persona en subirse a un Uber en Querétaro* (Instagram @care_much).

*Eso último me dio mucha risa cuando me lo contó, así que tenía que incluirlo.

Llegué el jueves en la noche a Las Vegas. La conductora taxista hablaba semi español y me decía que le encantaba mi nombre. “RoMAIna, I love your name”, me decía la señora. “Le voy a poner así a mi hija, me encanta.” Y yo: “Sí, RoMIna es un nombre muy padre.” “Me encanta cómo suena RoMAIna”, me contestó. Pues ya ni paper, traté de corregirla pero le valió. Iba en la camioneta con Sopitas y Miguel, y en cuánto nos dejaron en el Palazzo, nuestro hotel, nos empezamos a reír de que le va a poner un nombre inventado a la pobre niña.

Llegué muerta a mi cuarto y, ¡wow! Estaba enorme, de que sala y mesita, ¡ah! Y un baño del tamaño de mi departamento. Me dormí y descansé como hace mucho no lo hacía. Las camas en Las Vegas son lo mejor.

Viernes 23 de septiembre 2016

En el lobby conocí a Raúl, quien es muy amigo de Alex y pues ya saben lo que dicen “los amigos de mis amigos, son mis amigos.” Raúl me cayó bien desde el instante uno, así que ya íbamos cotorreando en la camioneta. De ahí nos fuimos Sopitas, Miguel, Alex, Mai, Daniel, Raúl y yo al Hotel Cosmopolitan a desayunar a Eggslut, que eran unos sandwiches de huevo deliciosos. Miguel, Sopitas y yo (para qué miento) le entramos con singular alegría.

Después de un desayuno “ligero” nos fuimos al Spa del Cosmo a que nos consintieran y nos hicieran un masaje. No me dejaron tomar fotos adentro “que porque va mucha celebridad”. Para mi mala suerte y para fortuna de los que trabajan ahí, no vi ninguna. Imaginen que de pronto veo a mi Jenny Lopez, ¡me muero! El masaje estuvo delicioso y la pobre señorita masajista me descubrió tensiones que no pensé que tenía. Salí relajada pero con ganas de quedarme en el jacuzzi todo el día.

unnamed-6

#LIKEABOSS

En el lobby del hotel conocí a Carlos Lang, quien es muy alto y muy cool. Estoy segura que si Googlean “cool” les sale en imágenes una foto de este muchacho. Muy guapo. Con el pelo hasta la boob (tipo Daniela Romo) y podría ser integrante de una banda alternativa. Parece músico. Sé que no puedes juzgar a una persona desde el principio pero mucho dice cómo te saludan. Carlos desde el minuto uno me vibró porque tiene una energía increíble. “¿Qué te pasó en el brazo?”, le pregunté. Me contó que se cayó de una bicicleta en Japón y que planeaba quedarse un mes pero tuvo que regresarse a la semana porque lo tuvieron que operar. “Creo que fue una señal de que le tengo que parar”, me respondió.

La siguiente parada fue jugar Golf en TopGolf donde sólo hice el ridículo pero el punto era divertirse, no mostrar talento para el deporte, el cual yo tengo nulo. Las pelotas siempre me han dado pánico y cuando iba en la Prepa me iba pésimo en deportes porque me daba miedo que un balonazo me fuera a romper la nariz. “¡¿DE QUÉ VOY A VIVIR MISS?!”, así le decía. A mí me gusta correr, hacer pilates y bici. Todo lo que implique equipos o interactuar con fuerza, no gracias. Ahí conocí a Ale Guilmant y yo evitaba pararme junto a ella porque es súper alta y tiene un cuerpazo. Aprovechamos la locación para retratarnos y Miguel Lozano, quien es una chingonería de fotógrafo, tomó esta foto que robé del chat.

img-20160923-wa0039

Raúl y Carlos en #Gemelettes 

unnamed-4

Con Daniel en “naturales”. Esta foto la tomó Carlos. 

Nos llevaron unas botanas que para ser comida de bar estaban muy buenas. También un Smoothie verde. ¿Ven? Siempre hay opciones saludables, no hay que dejarse ir el primer día.

De ahí nos llevaron al hotel, pero Alex y yo fuimos a la obligada parada Walgreens para comprar unas cosas que necesitaba: Un aparato que te hace ondas en el pelo (que muero por usar) y unas playeras que dicen LAS VEGAS, las típicas de turista (3 playeras por $10 dólares). A Alex y a mí se nos hizo gran idea comprarlas para hacer un photoshoot. También compramos algo muy importante: Unas viseras de plástico también con el bonito logo de Las Vegas. ¡Bien finas! Nos estábamos doblando de la risa y cuando llegamos a pagar a la caja, la señorita que hablaba español, nos preguntó que de donde éramos. Alex quien es igual de chorera que yo, le dijo que éramos hermanas y que era nuestra primera vez en Vegas, que habíamos llegado ayer. “¿Y qué han hecho?”, nos preguntó. “Ayer unos señores nos invitaron a una fiesta, pero no les entendíamos mucho porque eran de Rusia”, le dije. Alex y yo nos aguantamos la risa al ver la reacción de la señorita. Salimos y de inmediato nos pusimos nuestras viseras. Un muchacho que trabajaba en el Hotel nos paró para invitarnos a Lavo en la noche y OBVIO aproveché para tomarme foto en turista. Es cabrón hacer eso, ¿no? Tomarse fotos con guapos desconocidos.

Antes del festival y del paseo en helicóptero, hicimos una parada en Drybar para que nos dejaran más mamis de lo que ya estamos. Este concepto me encanta porque es un menú de peinados (no pintan, no cortan) pero la experiencia es súper divertida. Yo salí muy sonriente.

unnamed-8

Con Mai, Alex y Ale. Todas con el mismo peinado. 

Llegamos a Maverick Helicopters echando tiros. Nos pesaron y después nos dieron una champaña para ser más elegantes de lo normal. En mi helicóptero íbamos Alex, Ale Guilmant, Carlos y unos señores alemanes que no entendían nada de los que decíamos. El piloto nos explicó todas las indicaciones de seguridad, nos pusimos nuestros audífonos y a volar.

Tengo un tema con las luces: me fascinan. Amo las noches iluminadas y Las Vegas desde el cielo es espectacular. Ese viaje en helicóptero fue como si estuviéramos en Universal Studios porque el piloto (que andaba de lucidito y coqueto con Ale), hacia movimientos bruscos. Sí me mareé pero fue de las mejores experiencias de mi vida.

unnamed-3

¡CLARA QUE SÍ! HERMANAS ARMADAS Y PELIGROSAS. PRODUCIDA POR LOS CREADORES DE LA RISA EN VACACIONES 1,2,3,4,5,6 Y 8. (LA 7 LA PRODUJO ALGUIEN MÁS). 

unnamed-7

Tomada con un Samsung Galaxy S, ¿qué tal? 

Nos llevaron elegantemente en una limosina al festival #LifeisBeautiful (Qué bonito nombre, ¿no?). El lugar está de impacto porque cierran las calles en Downton Las Vegas y hay mucho Street Art, luces neón (que amo), muchas instalaciones de arte… ¡Quieres Instagramear todas las paredes!

20160925_232758

unnamed

¡Vean lo cool!

La organización estuvo muy buena y como teníamos VIP, la experiencia se maximiza. Esa noche vimos a Mumford & Sons, y Raúl, Alex, Carlos y yo estábamos felices. Lo hicieron perfecto. Me enamoré poquito del vocalista y de su voz. Tocan impresionante. Aunque eso sí, la gente andaba medio papas, como que un poquito de entusiasmo no les caería mal. Todos decíamos que si estuviéramos en México la gente se pondría loca.

unnamed-5

Mumford & Sons con todo. Casi suelto la lágrima. 

Terminó el festival y pusieron la canción de “Oh my love, my darling” y a todos se nos puso la piel chinita. Se la volaron, ¿no? Qué buena canción. Empezamos a caminar y ya íbamos a pedir un Uber cuando de pronto pasamos al lado de un bar y Carlos me jaló y nos dijo a Alex, a Raúl y a mí que nos metiéramos a ver qué onda. ¡No saben el bar! Estaban pasando los éxitos de los 90 y no paramos de bailar. Había harrrtos personajes en ese lugar, como una parejita de chavas que una era altísima y la otra le llegaba al ombligo, pero se veían enamoradas. No cabe duda que el amor entra por la nariz.

La música de “Oddfellows” era hit tras hit, así que fue difícil el momento de ir al baño. Estaba en la fila porque ya no aguantaba más y en eso escuché una de DMX y obvio me regresé bailar. Raúl en prudente nos dijo que ya nos fuéramos porque al día siguiente iba a estar pesado. Tomamos un taxi en la calle y nos tocó el chofer más buen pedo de la historia. Se llamaba Eugenio. “Como Eugenio Derbez”, nos dijo. Le pedí su auxiliar y Carlos puso rap francés. Eugenio, quien era de Cuba, quitó la música. “No, no, no, pongamos algo mejor”, dijo. Se puso “La Gozadera” y venía frenando al ritmo de la música. Bajamos las ventanas y con el aire en la cara, cantábamos “MIAMI ME LO CONFIRMÓ.” También se puso los éxitos de Enrique Iglesias y le dijimos que diera otra vuelta porque no nos queríamos bajar del taxi.

img-20160924-wa0010

Con el libro que tomé prestado de Oddfellows (fue idea de Carlos, lo juro). 

Mientras me desmaquillaba pensaba que había sido de las noches más divertidas de mi vida. Gracias Universo. Gracias por ponerme en el camino a gente que hace que te duela el estómago de tanta risa.

Sábado 24 de septiembre 2016 

Daniel Habif es de las personas más divertidas que he conocido. Se echaba unas frases dignas de replicar y su imitación de argentino es lo más chistoso. Le preguntaba a Mai, que cómo habían hecho el casting del viaje porque todos nos reíamos sin control. Fuimos a echar el brunch al restaurante del Aria y la comida estaba muy rica. Carlos en #instagrammer nos dirigió a todos para una foto de #hashtagblogger.

unnamed-1

¿O no valió la pena? 

De ahí nos llevaron a Seven Magic Mountains, que queda un poquito lejos de la Ciudad, pero es una instalación que DEBEN DE CONOCER cuando vayan a Las Vegas.

En medio del desierto hay unas piedras de colores. Nos tomamos miles de fotos y la ventaja de tener a fotógrafos en el viaje es que de pronto llegan y te dicen: “Ponte ahí, voltea a la derecha, acércate…” TODOS mis amigos deberían tener aptitudes fotográficas. Porque sino, ¡¿QUÉ VOY A SUBIR A INSTAGRAM?!

img_20160924_170603Ale, Dany, Raúl, Alex y Carlos. El mejor equipo. 

unnamed-2En editorial de Elle. (EN MI CABEZA). 

Regresamos al hotel y me arreglé para ir a cenar a Mr. Chow, donde comimos y comimos, y todos los platillos estaban deliciosos. En medio del restaurante hay una estructura que se mueve. Yo: “¡QUÉ AVANT GARDES!” Alex no sabía que Mr. Chow sí existe. “Es muy excéntrico y le gusta mucho el arte”, nos decía una PR de Las Vegas. Lo pudimos notar.

Una limo nos llevó a nuestro segundo día en #LifeisBeautiful. Vimos a “Empire of the Sun” y me recuerda mucho a un verano a Nueva York. Está cañón como la música te transporta a otros lugares, y no sé si me encanta o me pone triste la música de este grupo, es un sentimiento raro. El vocalista intenso empezó a destruir su guitarra y yo sentí feo. “¿Por qué sientes feo?”, me preguntó Carlos. “No sé, nunca me ha gustado que destruyan los instrumentos”, le respondí. Qué clavada yo, pero pensaba en si le había costado cara su guitarra o no.

img_20160927_225028

Buena luz significa SELFIE. 

Alex, Miguel, Raúl, Carlos y yo fuimos una vez más a nuestro bar “Oddfellows” y volvimos a echar el bailongo. El DJ de esa noche no estuvo tan bueno como el anterior, pero igual la pasamos bomba.

Regresamos al hotel en horario infantil y me dormí como bebé. Estaba MUERTA.

Domingo 25 de septiembre 2016 

Raúl nos abandonó porque el muy muy tuvo que irse a París a Fashion Week y uno a esta edad (31) ya no está como para desvelarse dos días seguidos, así que mi cara ya estaba bien muppet.

Carlos me mandó mensaje en la mañana para ver si íbamos a desayunar y antes de salir del Palazzo me dijo: “Ponte ahí, te voy a tomar una foto.” Justo en el instante que me iba a sentar, una señora llegó a aplanarse. Con toda la pena, le dije que si nos daba chance.

img-20160925-wa0019

¡Vean na más la belleza de foto!

Carlos y yo fuimos al Wynn a echarnos un desayuno rápido pero deli. Carlos y yo neteamos todo el viaje y este desayuno no fue la excepción, yo ya andaba toda intensa contándole mis planes para el próximo año cuando sentí la mirada intensa de una chava mexa de la mesa de a lado  (sé que era mexa porque habló por teléfono). Y sólo se me quedó viendo con cara de ” H U E V A – S U – P L AT I C A “.  ¡Hueva su cara!

Nocierto. Seguro estaba cruda.

Alcanzamos al equipo en The Link porque teníamos Happy Hour en el High Roller, que es una rueda de la fortuna donde en cada cabina caben 40 personas y puedes ver toda la ciudad. (También hay clases de yoga de una hora por si se les ofrece, lo cual me daría pánico). A mí ya me estaba dando tremens porque le tengo miedo a las alturas pero Daniel, Mai y yo andábamos muertos de risa con el bartender que estaba echándose sus chupes, el muy copita. Salió el tema de ponerte borracho con “tapitas”. ¿Saben lo que es? Que te sirves en la tapa del alcohol y te la tomas. Hice una encuesta en mi Snapchat preguntando si era algo mexicano y aparentemente sí. ¡QUÉ INGENIOSOS!

20160925_125257

SÍ NOS PARECEMOS ALEX Y YO. 

De ahí nos fuimos a un brunch al hotel con los artistas del festival y Carlos nos enseñó su proyecto de www.care365.tumblr.com donde subía una foto diaria con una frase inspiracional. Véanlo. Seguro se les va a mover el corazón con lo que van a ver y a leer. Alex y yo traumadas con el talento de este chavo.

Después del brunch, Alex y yo le pedimos a Mai que nos tomara fotos con nuestros outfits elegantes de Las Vegas. La gente se nos quedaba viendo pero nos moríamos de risa. Alex y yo tenemos una conexión palera muy fuerte.

img-20160925-wa0036

LOOKING HOT. 

Nos llevaron al festival y antes de ver a las bandas tocar fuimos a ver un poco de Stand Up, que algunos estaban muy chistosos y otros normal. O sea, no es que yo sea crítica de humor pero que tus chistes sean acerca de que eres gordo o lesbiana a mí no me causan gracia. Fuimos a dar la vuelta y a cerrar la noche con Major Lazer.

img_20160926_002422

“¡Ponte ahí, Carlos!”

¿Por qué los viajes no pueden durar más? Vegas nunca te acabes pero sí déjame dormir.

Lunes 26 de septiembre 2016 

Otra cosa que me gusta mucho de Las Vegas es que el aeropuerto queda a 15 minutos de todos los hoteles, así que llegamos en friega. A Carlos y a mí nos regresaron en el mismo vuelo pero no nos sentaron juntos.

Mientras me asomaba por la ventana, pensaba que septiembre fue un mes muy fuerte en mi vida, creo que el más importante de este año. Fue un mes de cambios pero sobre todo de cerrar ciclos (que me encantaría escribir de eso en otro post). Como lo escribí al principio, cuando estás conectada con el Universo, todo comienza a suceder, y yo estoy lista para nuevos principios. Cada una de las personas en este viaje me dejó algo muy único que me afectó de manera positiva.

¿Quién iba a decir que en Las Vegas iba a encontrar tanta introspección?

20160926_130006

Tags:
,

Comentarios

Loading Facebook Comments ...
No Comments

Post A Comment